30 diciembre 2013

Deco 1


Si estás a la puertas de la emancipación, te has cambiado de piso o simplemente quieres redecorar es fácil que tus gustos entren en conflicto con tu presupuesto. Hoy os enseño como con muy poco dinero y un poco de paciencia (en este caso la de mi padre) podéis tener unas coquetas sillas.

Mis padres me compraron estas dos sillas en un mercado de pulgas hace poco para completar una mesa de estilo nórdico que está en fase de restauración, estuve divagando en como cambiarlas, pensé en hacerlas con el cromo en color y tapizado en cuero y bies combinado también de cuero (no encontré cuero del tono que buscaba...)  y cuando vi esta tela amarillo casi mostaza con lunares lo tuve claro.

Así era la silla más o menos antes de empezar, el cromo estaba muy deteriorado y tenía una capa de pintura blanca.
Y el después, no se pudo recuperar el cromo, pero se pintó con un acebadado metálico.

Unas baratas y pobres sillas de cocina pasan a ser coquetas sillas de comedor, aquí en mi antigua habitación en casa de mis padres, las puertas de mi vestidor también salieron de las manos de mi padre, los lunares como siempre, son cosa mía.
detalles de la espalda del respaldo y la parte inferior del asiento.


Materiales

1.Sillas de mercado de pulgas 3€
2.Espuma poliuretano (recuperado de cojín de sofá)
3.Entretela para tapicería (retal de otro proyecto) 
4.Pasamanería 1.50€
5.Pintura para metales acabado cromo en spray 2€
6.Esmaltado de protección incolora en spray 2€
7.Protector para patas 2€
8.Tela (importante que no sea elástica y un algo consistente en caso de no ser de tapicería) 1.90€



Herramientas y otros materiales

1.Pistola de aire caliente (opcional, para quitar la posible pintura del metal, puede hacerse con lija especial)
2.Lija para pintura y lija para metales.
3.Pegamento en spray.
4.Grapadora para tapicería.
5.Cutter
6.Algo que sirva de peso o presión (en este caso un travesaño y dos sargentos).


Pasos
.

1.Desmontar todas las piezas.

2.Pasar la pistola de aire caliente eliminando la capa de pintura del cromo, se lija posibles restos de pintura con lija especial, repite la operación con lija para metales.

3.Pintar la capa acabado metálico, una vez pintamos la capa protectora.

4.Copia el patrón de asiento y respaldo en la espuma y crear un efecto biselado en todos los lados, pegar la espuma a la madera con pegamento en spray.

5.Presentar tejido protector sobre la espuma ya pegada de forma que cubra toda la superficie hasta la orilla interna, dar la vuelta para que se prense la parte de la espuma y quede más compacto (usar algún peso), fijar con grapas, repetir procedimiento dejando más margen con el tejido de diseño que se verá,es importante centrar tela y fijar el centro de cada lado con una grapa, el resto se va grapando creando pequeños pliegues al llegar a cada angulo en la parte inferior del centro se cubre el resto con el mismo tejido o otro combinado, cubrir las grapas que quedan a la vista en el respaldo con pasamanería fijado con pegamento para tela.

6.Montar.


 ¿OS ATREVÉIS? 



17 diciembre 2013

LES SAPEURS





Les Sapeurs


Maravilla de las maravillas, un universo excéntrico , dandi y con un punto en tonos pastel y ácidos que me recuerdan a la visión mod de Wes Anderson y en medio de autentica pobreza: Les Sapeurs (SAPE -Le Societe des Ambianceurs et des Personnes Elegantes).







Yo los descubrí en un dominical por el 2009-2010 gracias a un reportaje a Daniele Tamagni que se pasó un par de años realizando el libro "GENTELMENT OF BACONGO". Fascinación absoluta.






Juré peregrinar al Congo algún día solo para pasear por mi visón del cielo; hombres (y algunas pocas mujeres, generalmente sus parejas) que reivindican con su estilo, se rebelan con colores y sentencian que la moda alimenta el alma y da placer al cuerpo. 
En su "Biblia" también hay obligaciones como llevar tres colores predominantes como máximo, rehusar la violencia o  viajar a París al menos una vez en la vida  y luego regresar a la calles de Bacongo, un barrio pobre de Brazzaville donde nacieron.




Sapeurs paseando por París, todos de la tienda de Jocelyn Armel alias Le Bachelo, que montó en 2005 una tienda para sus compatriotas en el distrito 18 de París. (Video completo aquí).


Cada uno escoge un apodo, un look dentro del mismo estilo y además, algún gesto propio o complemento especial identificativo de su personalidad.
La prenda básica es el traje de tres piezas hecho a medida o traídos por los peregrinados de París, luego viene la mayor distinción; pañuelo, corbata , sombrero, reloj vintage, gafapastismo versión dandi, fistoles, aguja para la corbata, tirantes, bombín, calcetines de contraste, zapatos de cuero brillante, pipa o puro (la mayoría de veces apagado a causa de su economía) guantes, sombrilla y lo que se tercie… 











Su historia


 A simple vista solo es moda, pero fue André Grenard Matsou (1899-1942) un líder congoleño quién empezó con el legado que hoy persiste, al estar afincado durante muchos años en París donde combatía el colonialismo que los franceses ejercían, vestía con ese chic parisino y los colores que aportan África, murió encarcelado por los franceses en el Congo, un mito convertido en héroe nacional. 
Sin embargo no fue quién le dio mayor voz a este movimiento especialmente de manera internacional, tuvieron que pasar un par de décadas, y allá por lo último de los 60 (como no, maravillosos 60) el músico Papa Wemba ataviado con este look represento la rebeldía de la resistencia contra el dictador Mobutu Sese Seko que quería imponer el abacost, traje maoísta de tres piezas.





                      Papa Wemba:
            “No entreguen la ropa. Es nuestra religión”
                       (y la mía...)


El presidente de la República del Congo, Denis Sassou-Nguesso (1969-1992 y de 1997 hasta al actualidad) aunque mucho más conservador en su estilo, es llamado popularmente Pierre Cardín.



Agitan a la sociedad próxima o a la desconocida modificando su entorno. Ellos son la imagen de la desobediencia en su momento, a causa de su pobreza por el lugar donde nacieron y sus trabajos precarios, deben ganar dinero de distintas formas para seguir defendiendo su estilo de vida, por eso les invitan todo tipo de fiestas (a veces los contratan para aportar un toque chic) cobran por posar en las calles ante las cámaras o a su vuelta de París revenden adquisiciones difíciles de comprar en el Congo. Mientras tanto se hacen los trajes a medida y sueñan con zapatos blancos Weston impolutos. 

Algunos trajes de Yves Saint Lauren y otros grandes cuestan 1000€, cuando ellos cobran mensualmente sobre 300, eso les hace ahorrar todo lo posible, y mientras tanto hacerse algún traje a medida con los medios que tienen o incluso alquilarlo para las mejores ocasiones.







Las nuevas influencias

Aunque su lugar está en algunos barrios del Congo, por causas migratorias se pueden ver en algunos países europeos especialmente París y Bruselas, quizás por ello y por la globalización de la información y la moda, han surgido una corriente interna de sapeurs que mantienen una inspiración british y no parisina. Y que visten falda escocesa en lugar de traje, o le dan un extra de estilo urbano.





Las nuevas generaciones son menos puristas, puede que crean que han perdido poder reivindicativo, o la ya mencionada globalización les ha hecho cambiar de idea, desde aquí quiero hacer un llamamiento para que sigan con ello, para los amantes de la moda es un sueño que la gente siga expresándose a tantos niveles a través de la moda incluso sin ninguna facilidad económica , y ellos en eso son únicos.



Y eso que ya me encantaba Solange


 Kepi Mngomezulu, un joven diseñador congoleño que da visibilidad a una posible mujer sape de forma más urbanita y menos pragmática "denuncia" en su Facebook ciertos parecidos entre su colección de 2010 y el clip de 2012 de Solange.


Comparativa de las dudosas inspiraciones del videoclip de Solange (2012) y la colección del diseñador (2010).






FÍN


¿CONOCÍAS A LES SAPEURS? ¿SABÍAS DE SUS INFLUENCIAS?